Clínica con Adultos


“Los que tienen memoria son capaces de vivir en el frágil tiempo presente, los que no la tienen, no viven en ninguna parte”

                                                                                 Nostalgia de la Luz - Patricio Guzmán

 

 

 

Considerar a la memoria como un trabajo siempre vivo, implica tomar posición respecto a vivencias propias que nos pueden haber marcado de manera consciente o inconsciente. Revisar los recorridos de estas vivencias, con sus pasajes y virajes, nos permite aprovisionarnos de recursos ventajosos al momento de hacer el esfuerzo por descifrar los sufrimientos que nos acongojan en el presente. 

 

El trabajo de la memoria permite desatar las amarraduras del síntoma, ubicarlo en nuestra historia, reconstruyéndola, asumiendo que tanto los placeres como los goces son parte de decisiones propias.

 

Aquello que recordamos como Éxtimio, peculiarmente ajeno e íntimo a la vez, aparece y reaparece en sus distintas formas, interrogándonos sobre nuestros actos, amores o arrebatos. Aunque la frescura de su insistencia retorne, nos esforzamos por apartarla de lo Uno si no es masticada con tesón y bravura. 

 

 

 

 

                          “Entre más atrás puedas mirar, entonces más lejos hacia adelante podrás ver.”

 

                                                                                                           Winston Churchill